Una técnica más de resolución de conflictos: el juicio

0
(0)

“Son las contradicciones las que hacen crecer el amor. Son los conflictos los que permiten que el amor siga a nuestro lado.”

Paulo Coelho

En el post de hoy, sigo con una serie más de herramientas o técnicas para la resolución de conflictos. Me adentré en este mundo hace tiempo porque no soy una persona que le guste entrar en conflictos y quise tener más conocimiento de técnicas para saber salir de estas situaciones mejor y sobre todo me ayuda en mi trabajo como facilitadora.

Ya he escrito algunos post sobre estos temas, os dejo aquí los enlaces para que no os perdáis ninguno:

Otro motivo por el que os comparto este tipo de recursos y técnicas es porque en los posts más leídos, estos de conflictos tienen mucho interés, y es que, ¿quién no tiene conflictos?

Así que vamos con otra técnica más, la tercera (y aún quedan muchas). La técnica que os voy a contar hoy es la técnica del juicio. Por el nombre se puede intuir de qué va, y no es una técnica que a mi me guste mucho, porque aquí alguien gana y alguien pierde y soy más partidaria de las técnicas win/win (te dejo aquí el post de la técnica de negociación win/win por si quieres leer sobre este tema).

Vamos con la técnica…

El juicio

Como comentaba, es una técnica que a mi no me gusta mucho porque alguien gana y alguien pierde la situación por así decirlo, o se lleva o no se lleva la razón, y soy más partidaria de llegar a una solución en la que todas las partes implicadas en el conflicto ganen.

No obstante, se que hay situaciones en las que esta estrategia de win/win no es posible, y haya alguien que “gane” y alguien que “pierda”. Por eso os traigo esta técnica porque también creo que es bueno tener una mochila de herramientas y recursos que nos ayuden a cubrir todas las situaciones posibles.

En esta técnica, habrá una tercera persona, no implicada en el conflicto, esto es muy importante, que vea las situaciones desde fuera, ser neutrales. A esta persona se le llama juez. ¿Ya sabéis por dónde voy?

A esta persona la puede “asignar” entre los implicados, o alguien que se vea indirectamente afectado por el conflicto y sea necesario solventar. Si hablamos de conflictos legales, este juez es nombrado por la autoridad judicial, resolverá el pleito con atención primordial a los hechos demostrados y la aplicación del Derecho al caso.

Si hablamos de conflictos dentro de una empresa, esta tercera persona será de la empresa.

La idea es que, cada uno de los implicados en el conflicto le expliquen a esta tercera persona, al juez, qué ha ocurrido desde su punto de vista e intenten ser objetivos. Además, podrían aportar “pruebas” que demuestren su parte. Vamos, a modo de juicio de verdad. Tiene que ser lo más formar que se pueda.

Durante esta sesión, o sesiones es importante que se mantenga la calma y no se vuelva a entrar en el conflicto o incluso se haga más grande (que es una de las principales tareas dentro de la gestión de conflictos).

Al final, tras contar cada implicado los hechos, mostrar pruebas, invitar a las personas que vean necesarias, etc., el juez tendrá que valorar quien tiene la razón, y quién gana o pierde.

Esta persona que hace de juez, en mi parecer, debe ser una persona que sepa no implicarse emocionalmente. Y, además, que no se sienta mal, o culpable en la toma de decisiones.

Y tras la decisión, los implicados en el conflicto deben acatar la sentencia, sin decir nada, cediendo en este caso. Es importante que se explique esta técnica con antelación y que todos los implicados estén de acuerdo en resolverlas con esta técnica para poder pedir que se acate la sentencia.

A modo de resumen, os dejo aquí una imagen visual a modo de bubble map con lo que os cuento:

Terminando…

Para mi, a este tipo de situaciones, independientemente de la técnica que se use, se debe tener unas ciertas características:

  • Objetividad: las emociones suelen contribuir a que el conflicto se haga más grande. Por esta razón, la conversación no debe apartarse del plano material. Los ataques personales están totalmente fuera de lugar.
  • Respeto: incluso cuando se produce una disputa, es necesario tratar a los demás con respeto. Esto significa dejar que la otra parte tome la palabra.
  • Disposición para ceder: cualquiera que tome parte en una discusión sin tener disposición para entender a la otra parte bloqueará cualquier posible solución al conflicto. Para poder resolver un conflicto, es necesario apreciar los aspectos compartidos y trabajar a partir de ahí.

Tengo en la recámara más técnicas de resolución de conflictos, cuando publique todas estas herramientas, tengo pensado hacer un post para agrupar todas estas técnicas y tenerlas recogidas en una misma. Además, para un futuro tengo pensado un proyecto personal muy interesante que ya os contaré.

De momento, ¿qué te parece la técnica de hoy?

¡Feliz miércoles!

¿Cómo de útil ha sido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Como encontraste útil esta publicación...

¡Sígueme en las redes sociales!

¡Lamento que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permíteme mejorar esta publicación!

¿Cuéntame cómo puedo mejorar esta publicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.