Las cuatro etapas del aprendizaje

Deja un comentario

11 julio, 2018 por mmoralesmc

“Vive como si fueses a morir mañana. Aprende como si fueses a vivir para siempre”

Mahatma Gandhi.

Yo soy del pensamiento de queaprendes constantemente. En cada cosa nueva que haces. Con cada persona que conoces. Todo el mundo puede enseñarte algo, y de todo el mundo puedes aprender algo.

Aprender no consiste sólo en algo intelectual, se trata de realizar algo diferente a lo que ya conocemos. Cuando nos independizamos, por ejemplo, estamos aprendiendo de una nueva experiencia, tomamos contacto con otra realidad. Cuando cambias de trabajo, también estas aprendiendo cosas nuevas, experiencias, cualquier cosa diferente que hagas a lo habitual, estás aprendiendo, nuevas vivencias, nuevas sensaciones, nuevas cosas.

Cada vez que realizamos un cambio en nuestra vida, sea este elegido o impuesto, se produce una ruptura con lo existente y por lo tanto un aprendizaje nuevo.

En este post, os quiero enseñar cuáles son las 4 fases del aprendizaje, me parece muy interesante saberlo y seguro que también os puede aportar. Saber cómo aprendemos, comprender nos hacer ser más consciente de este proceso.

Uno de los psicólogos más influyentes de la psicología humanista de la Historia, Abraham Maslow, definió el proceso de aprendizaje en 4 etapas:

  • Primera etapa: incompetencia inconsciente
  • Segunda etapa: incompetencia consciente
  • Tercera etapa: competencia consciente
  • Cuarta etapa: competencia consciente

En la siguiente semana, os hablaré en más detalle de Abraham Maslow, ya que nos ha aportado un montón de cosas más a parte de este proceso. A continuación, hablo un poco más sobre ellas.

Estas cuatro etapas se pueden representar con una matriz en función de la competencia y consciencia:

Fases aprendizaje.PNG

Fases del Aprendizaje

Antes de entrar en más detalle, creo que hay que definir qué es el aprendizaje. Existen muchas definiciones de aprendizaje, pero la más sencilla es la siguiente: es el proceso de adquirir nuevas habilidades o competencias. El paso de ser unos incompetentes en esa habilidad a ser unos expertos.

Por habilidad nos referimos desde aprender a decir mamá, montar en bicicleta hasta hablar idiomas. Obviamente existen habilidades más complejas que otras. Esta complejidad viene dada por el número de conceptos y sus vínculos, estructura de conceptos, que son necesarios para poder realizarla. Pero de la estructura de conceptos hablaremos en otros artículos.

Ahora sí, comencemos con las etapas.

Primera etapa: incompetencia inconsciente

Es el estado en el que nos encontramos cuando no sabemos algo, ni somos conscientes de que no lo sabemos (No sé que no sé).

La mayoría de las veces ocurre esto porque esa habilidad, que desconocemos que no sabemos, no la necesitamos.

Pensemos, por ejemplo, en una persona que va a aprender a conducir, pero todavía no ha empezado.

En este momento no es consciente de todo lo que va a tener que manejar: pedales, marchas, retrovisor, intermitentes… Ignora lo que va a significar aprender.

Segunda etapa: incompetencia consciente

Es el estado cuando no sabemos algo pero somos conscientes de ello y ya dedicamos recursos propios, voluntariamente o involuntariamente, (nuestra atención a los detalles, nuestro tiempo, nuestros sentidos) a ampliar la información que tenemos sobre esa incompetencia y aprenderla (sabe lo que hay, pero no sabe cómo hacerlo).

Generalmente surge cuando necesitamos aprender esa competencia o habilidad para conseguir algo.

Continuando con el ejemplo de la fase 1, ya se ha sentado en el asiento del piloto y le han explicado lo que debe hacer.

En esta fase, y según la dificultad del aprendizaje y de su personalidad, es habitual sentir la sensación de no ser capaz, de que es demasiado complicado… Se siente torpe y no le salen las cosas a la primera. Se equivocó de pedal, no le entra la marcha, etc.

Tercera etapa: competencia consciente

Es el estado cuando ya desempeñamos esa habilidad, la hemos aprendido después de haber practicado mucho, pero todavía necesitamos prestar mucha atención conscientemente. No somos capaces de realizarla inconscientemente. Es el típico estado en el que hemos aprendido, pero no podemos hacer otra cosa a la vez

Esta persona que está aprendiendo a conducir, pese a sentirse torpe e inseguro, sigue practicando y llega un momento en el que ya sabe conducir.

Sin embargo, para que meta la marcha correctamente pisando el pedal adecuado debe estar concentrado y poner los 5 sentidos en ello.

Ahora, con atención plena en el proceso ya es capaz de poner en marcha el coche y de que no se le cale. Conduce con una cierta soltura

Dentro de las 4 fases del aprendizaje es habitual que durante un tiempo nos movamos entre las fases 2 y 3.

Cuarta etapa: competencia consciente

Es el estado cuando ya desempeñamos una actividad y ya no necesitamos ser conscientes de la misma durante su desarrollo. La hemos practicado tanto que ya la hemos interiorizado.

Lleva tiempo conduciendo y ha automatizado las acciones que debe realizar. Al llegar a esta fase ya no necesita poner toda mi atención en cada acción.

El pie “sabe” cuando pisar el pedal, la mano “sabe” cuando meter una u otra marcha.

Ha automatizado las acciones que se han convertido en un hábito, ni siquiera se da cuenta de todo lo que hace simultáneamente para conducir. El proceso de aprendizaje a terminado. Ha integrado la experiencia en su vida.

Terminando…

Tener una actitud abierta hacia aprender es imprescindible, ya que tener experiencias diferentes es enriquecedor para nosotros, estimula nuestro cerebro, nos mantiene activos, nos da más recursos a la hora de afrontar otros retos, nos permite tener una vida más intensa. Aparentemente todo son ventajas, así que deberíamos pasarnos la vida experimentando, curioseando y aprendiendo. Saliendo de nuestra zona de confort. Pero no siempre es así.

Por cierto, os cuento mi nuevo cambio, la semana pasada empecé a trabajar como Scrum Master en el grupo DÍA. Un nuevo cambio, en el que estoy aprendiendo muchas cosas nuevas, y aunque lleve poco tiempo intentando aportar otras, y que otros puedan aprender de mí.

Salir de vuestra zona de confort. No tengáis miedo, que el miedo no os frene a hacer algo, y menos hacer algo de lo que puedas aprender, experimentar cosas nuevas, porque eso te va a enriquecer tanto a nivel profesional, como a nivel personal.

Un buen comienzo puede ser proponerte un reto nuevo al mes. o a la semana, o al día… probar una clase de baile, conocer una persona nueva, ver un estilo de película diferente, ir a otro sitio a tomar el café, apuntarte a un curso…

Pequeños cambios sencillos, que son el camino de otros mayores.

¡Feliz miércoles y a empezar a cambiar cositas!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Sitios de interés

Si estáis interesados en estos temas, os recomiendo que busquéis información en D'arte Coaching Formación Artesanal

Calendario

julio 2018
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A %d blogueros les gusta esto: