Conflictos por valores

0
(0)

“Procure no ser un hombre con éxito, sino un hombre con valores”

Einstein

Hace tiempo escribí un post sobre algunos conflictos que pueden surgir en las organizaciones. Si no le recuerdas, te dejo aquí el enlace a él. Mi idea es profundizar más en cada una de ellas.

En el post de hoy quiero profundizar en el conflicto que surge por diferencia de valores. Literalmente, en el post que comentaba antes, decía lo siguiente:

“Puede ocurrir que nosotros tengamos muy claros los valores de la empresa y que nos guste mucho nuestro trabajo, por lo que rendiremos a un nivel óptimo.

Pero puede ser que algún compañero nuestro no se sienta igual que nosotros en este aspecto. Esto puede provocar que, en el caso de este último, su rendimiento sea bajo y esté desmotivado. Esto puede crear un mal ambiente entre compañeros.”

Así que veamos esto más en concreto a que me refería. Pero empecemos por el principio…

¿Qué son los valores?

Milton Rokeach  (un psicólogo social polaco-estadounidense) define el concepto de valor como aquellas «creencias» que poseemos las personas acerca de estados finales y/o conductas deseables y que transcienden, por tanto, las situaciones concretas guiando la selección y evaluación de las situaciones y comportamientos.

Así́ mismo, postula que los valores se ordenan jerárquicamente según su importancia relativa para el sujeto lo que da lugar a diferentes orientaciones axiológicas: moral, personal, social y competencial.

Por tanto, los valores en cuanto creencias son elementos pertenecientes al ámbito del conocimiento del sujeto y están estrechamente ligados a las funciones evaluativas de la corrección o incorrección de los más variados sucesos y acontecimientos sociales y personales.

La teoría sobre el sistema de creencias coloca los valores en el núcleo de la personalidad del individuo. En este sentido los valores se convierten en elementos centrales que sirven al self para mantener, siempre que sea necesario, la autoestima de cada uno y para hacerla crecer cuando sea posible.

Los valores tienen que ver con modos de conducta y estados finales de la existencia. Cuando decimos que una persona tiene un valor, es como decir que tiene una creencia duradera, que un específico modo de conducta o estado final de la existencia es personal y socialmente preferible a otros modos y estados alternativos.

Si internalizamos un valor, lo convertimos, consciente o inconscientemente, en un criterio para:

  • Guiar la acción,
  • desarrollar y mantener actitudes hacia objetos y situaciones importantes, para juzgar las acciones y actitudes propias y ajenas,
  • que alguien se juzgue moralmente a sí y a los demás,
  • compararse a sí mismo/a con los demás,
  • influir en los valores, actitudes y acciones de algunos otros.

Sistema de valores implica una ordenación de rango de los valores según un continuo de importancia. Los sistemas de valores pueden ser instrumentales y terminales. En este post, podéis ver mi sistema de valores en el momento que escribí ese post.

Tendría que ponerme a reflexionar de nuevo para ver si a día de hoy son los mismos, porque son duraderos, pero no para siempre, igual que las personas cambiamos, mejoramos, nuestros valores también, en función de experiencias, edad, madurez, conocimiento, muchas cosas.

¿Cuándo surgen los conflictos por los valores?

Siendo directa, el conflicto surge entre acciones incompatibles. Las acciones reflejan valores que la persona tiene en su sistema de creencias y no creencias. 

Las personas nos encontramos en muchas situaciones en las que tenemos que escoger entre dos o más valores que están en conflicto con otro u otros o incluso con valores de otras personas. Además, queremos guardar nuestra congruencia.

Los valores están estrechamente ligados a las culturas, las creencias y los modos de vida. Por lo tanto, no se plantean como principios de validez universal. En la vida social, cuando conviven distintas culturas, suelen plantearse conflictos entre los valores de los diversos grupos.

Y ya no solo entre culturas diferentes, cada persona, cada individuo somos un mundo, de un padre y una madre que son totalmente diferentes, y cuando conviven o pasan un número de horas considerables juntos, es normal que, si existen diferencias de valores, esto salga tarde o temprano, y a modo de conflicto.

Cuando se trabaja en un ambiente organizacional es bastante común que se generen conflictos entre los trabajadores, las diferencias de opiniones, choques de ideas e incluso los conflictos de valores se pueden presentar con bastante frecuencia en un ambiente laboral deteriorando la convivencia y afectando la productividad de la organización. 

Cuando nos encontramos en presencia de un conflicto de valores podremos observar cómo se generan fuertes discusiones por diferencia de opiniones en campos que son muy sensibles y existe un choque de maneras distintas de pensar, coalición entre valores diferentes. ¿Habéis presenciado o detectado alguno?

Dependiendo de cómo se aborden pueden ser convertidos en una oportunidad para aprender más acerca de los demás y fortalecer vínculos entre colaboradores, así como alinear los valores con los de la organización.

Para mí, lo más importante es saber qué valores tenemos nosotros, por qué nos regimos, y también los de tu empresa, que vayan en consonancia y consecuencia. Si esto no ocurre esa empresa no está hecha para ti.

En este caso si los valores de la organización no son compartidos por los trabajadores estos no se sentirán a gusto. Es posible que al principio no sepan por qué, pero acabarán sabiéndolo, simplemente por meras acciones.

Qué pasa si es algo entre trabajadores, lo más importante es la sinceridad, honestidad, la comunicación, la escucha activa, mentalidad abierta y la tolerancia. Esto nos llevará al buen o mejor entendimiento entre las personas.

Terminando…

En mi humilde opinión el problema de los valores en la empresa es que normalmente no se gestionan, es decir no son parte de los proyectos, planes, programas, objetivos y metas concretos en el desarrollo de la actividad empresarial.

Qué ocurre, que las personas nos vamos deteriorando, esto saca factura, y si no se hace nada, seguro que toma las riendas para poner fin. Y por supuesto, no solo hablo de valores entre personas que trabajan juntas, también los valores de uno mismo, con los que dícese la empresa tiene.

Los valores asumidos casi siempre por la empresa como respeto, equidad, solidaridad, responsabilidad, honestidad, laboriosidad y similares casi nunca se traducen en metas concretas asociadas a las actividades que puedan afectar el día a día de los colaboradores de la empresa. Y esto es un gran error que puede desembocar en algo mucho más grave para la empresa.

Normalmente no pasa, porque son muchos los trabajadores que hay, y muchos trabajan sin tener en cuenta esto por la necesidad económica, por las responsabilidades que tenemos, y las empresas se aprovechan mucho de esto, por desgracia, pero hay muchos casos.

¿Conoces alguno? Espero que con este post te haya invitado a reflexionar sobre tus valores, los que te rodean, los de tu empresa, si hay conflictos ¿pueden ser por los valores?

Os leo en comentarios. ¡Feliz miércoles!

¿Cómo de útil ha sido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cómo encontraste de útil esta publicación...

¡Sígueme en las redes sociales!

¡Lamento que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permíteme mejorar esta publicación!

¿Cuéntame cómo puedo mejorar esta publicación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.