Hábitos de la gente altamente eficiente (1/2)

Cuanto más usamos y desarrollamos nuestras aptitudes actuales, más aptitudes se nos conceden y mayor es nuestra capacidad”

Stephen R. Covey

Recuerdo, durante el master de Coaching, que me preguntaron a quién considero yo como una persona líder, altamente eficiente y qué habilidades tiene y cómo es.

Esto va un poco de la mano, de analizar y observar a esa persona, para luego modelar (os dejo un post de hace poco que hablo de modelar) aquellos comportamientos que nosotros creemos para llegar a esa excelencia o eficacia.

Por esto, entiendo que podemos elegir la gente altamente eficiente en el trabajo, en su vida personal, esto seguramente haga que te sientas plena, pero entiendo que tienen relación, ya que me pongo a pensar, y muchos hábitos que tengo en el trabajo, los tengo en mi vida día a día.

Hace tiempo, durante ese periodo de mi vida, leí un libro sobre esto, más que daros mi experiencia u opiniones de las personas que creo que son altamente eficientes, mejor, os doy a conocer o recordar (si lo concéis) este libro donde hablan de ello. Y este libro es “Habitos de la gente altamente eficiente” de Stephen R. Covey.

Portada del libro

Sobre el autor… 

Stephen R. Covey fue un licenciado, escritor, conferenciante, religioso y profesor estadounidense conocido por ser el autor de este libro.

Este autor escribió numerosos libros, aquí podéis ver esta lista. La mayoría de los libros van en esta línea, de hábitos.

Según el autor, los hábitos son factores poderosos en nuestras vidas. Dado que se trata de pautas consistentes, a menudo inconscientes, de modo constante y cotidiano expresan nuestro carácter y generan nuestra efectividad… o inefectividad.

Y bueno ya que me he metido en el tema de hábitos, mejor sigo hablando del libro, que nos puede aportar más que la vida del autor y la puedes ver en google.

Sobre el libro…

Es un libro de autoayuda escrito por Stephen Covey y publicado inicialmente en 1989. Desde entonces se han vendido más de 25 millones de copias en 52 idiomas.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva son los siguientes: 

1. El hábito de la Proactividad

Nos da la libertad para poder escoger nuestra respuesta a los estímulos del medioambiente. Según Viktor Frankl “entre el estímulo y la respuesta, el ser humano tiene la libertad interior de elegir”.

Nos faculta para responder de acuerdo con nuestros principios y valores. En esencia, es lo que nos hace humanos y nos permite afirmar que somos los arquitectos de nuestro propio destino. 

La palabra proactividad no quiere decir solo tomar la iniciativa. Significa que, como seres humanos, somos responsables de nuestra propia vida. Nuestra conducta es una función de nuestras decisiones, no de nuestras circunstancias vitales. Podemos subordinar los sentimientos a nuestros valores y principios. Tenemos la iniciativa y la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.

Un modo excelente de tomar más conciencia de nuestro propio grado de proactividad consiste en examinar en qué invertimos nuestro tiempo y nuestra energía. Cada uno de nosotros tiene una amplia gama de preocupaciones: la salud, los hijos, los problemas del trabajo… Podemos separarlas de las cosas con las que no tenemos ningún compromiso mental o emocional, creando un “círculo de preocupación”.

Un modo de determinar cuál es nuestro círculo de preocupación consiste en distinguir los “tener” y los “ser”. El círculo de preocupación está lleno de “tener”: “Estaré contento cuando tenga casa propia”; “Si tuviera un jefe que no fuera tan dictador…”; “Si tuviera una esposa más paciente…”; “Si tuviera un hijo más obediente…”. El círculo de influencia está lleno de “ser”: puedo ser más paciente, puedo ser sensato, puedo ser cariñoso. El foco está en el carácter.

  • Hábito: Proactividad.
  • Descripción: Hábito de la responsabilidad.
  • Resultado: Libertad.

2. Comenzar con un fin en mente

Comenzar con un fin en mente significa saber a dónde estamos yendo, de modo que podamos comprender mejor dónde estamos, y dar siempre los pasos adecuados en la dirección correcta. 

Muchas veces las personas se encuentran logrando victorias vacías, éxitos conseguidos a expensas de cosas que súbitamente se comprende que son mucho más valiosas.

Este hábito, hace posible que nuestra vida tenga razón de ser, pues la creación de una visión de lo que queremos lograr permite que nuestras acciones estén dirigidas a lo que verdaderamente es significativo en nuestras vidas. 

El hábito de empezar con un fin en mente se basa en el principio de que todas las cosas se crean dos veces. Siempre hay primero una creación mental y luego una física.

Todas las cosas se crean dos veces, pero no todas las primeras creaciones responden a designios conscientes. En nuestras vidas personales, si no desarrollamos autoconciencia y no nos hacemos responsables de las primeras creaciones, estamos permitiendo por omisión que otras personas y las circunstancias que están fuera del círculo de influencia den forma a gran parte de nuestra vida. 

Y de esta manera, viviremos reactivamente los guiones que han puesto en nuestras manos la familia, los compañeros, las agendas de otras personas, las presiones de las circunstancias.

  • Hábito: Empezar con un fin en mente.
  • Descripción: Hábito del liderazgo personal.
  • Resultado: Sentido a la vida.

3. Poner primero lo primero 

Nos permite liberarnos de la tiranía de lo urgente para dedicar tiempo a las actividades que en verdad dan sentido a nuestras vidas. Es la disciplina de llevar a cabo lo importante, lo cual nos permite convertir en realidad la visión que forjamos en el hábito 2. 

El primer y segundo hábitos son absolutamente esenciales y prerrequisitos del tercero. Uno no puede pasar a centrarse en lo importante sin tomar primero conciencia de su propia naturaleza proactiva y desarrollarla. 

No se puede pasar a lo importante sin tomar primero conciencia de los propios paradigmas y sin comprender cómo hay que cambiarlos y alinearlos con lo que consideramos importante. No se puede pasar a lo importante sin una visión de la contribución singular que a uno le corresponde realizar, y sin ponerla en el centro de todo.

El tercer hábito está relacionado con el campo de la administración de la vida y el tiempo. Los dos factores que definen cualquier actividad humana son urgente e importante. Urgente significa que se necesita una atención inmediata, “¡Ahora!”. Las materias urgentes son, por lo general, muy visibles. Nos presionan: reclaman acción. 

A menudo, complacen a otros. Solemos tenerlas ante nuestras propias narices y suelen ser agradables, fáciles, divertidas. Pero ¡con la misma frecuencia carecen de importancia! 

La importancia, por otra parte, tiene que ver con los resultados. Si algo es importante, realiza una aportación a nuestra misión, a nuestros valores, a nuestras metas de alta prioridad.

Ante las materias urgentes, reaccionamos. Las cuestiones importantes que no son urgentes requieren más iniciativa, más proactividad. Tenemos que actuar para no dejar pasar la oportunidad, para hacer que las cosas ocurran. 

Si elaboramos una matriz donde cruzamos los conceptos urgente/no urgente e importante/no importante obtendremos cuatro cuadrantes. El cuadrante I representa todo lo que es urgente e importante.

Tiene que ver con asuntos que reclaman atención inmediata. Todos experimentamos en nuestras vidas algunas actividades del cuadrante I. Pero el cuadrante I agota y consume a muchas personas. Son administradores de crisis, personas orientadas hacia los problemas, gente que trabaja al borde de los plazos.

Las personas efectivas permanecen fuera de los cuadrantes III y IV porque, urgentes o no, no son importantes. También reducen el cuadrante I y pasan más tiempo en el II. El cuadrante II es el corazón de la administración personal efectiva. Trata de las cosas que no son urgentes, pero sí importantes.

  • Hábito: Establecer primero lo primero.
  • Descripción: Hábito de la administración personal.
  • Resultado: Priorizar lo importante versus lo urgente.

Terminando…

Este post se me está haciendo demasiado largo, así que, voy a dividirlo en dos, porque me parece muy interesante entrar un poco en detalle en cada uno de los hábitos

Por lo que, hasta aquí, la primera parte del post. Espero que os esté siendo de interés, la semana que viene publico lo que queda.

¡Feliz miércoles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.