El arte de modelar

“La imitación es la forma más sincera de la adulación.”

Charles Caleb Colton

La Programación Neurolingüística nace por la observación y el modelado del trabajo de Fritz Perls, Virginia Satir y Milton Erickson. Podríamos decir que la creación de modelos es la semilla que dio lugar al nacimiento de la PNL.

Esto se trata de, durante un tiempo, observar e “imitar” a esa persona que para ti es excelente en algo, y sacar patrones que poner en práctica hasta llegar al nivel de excelencia que la persona tiene.

Te dejo a continuación unos pasos que hay que conocer en la creación de modelos de la PNL:  

  • Fase 1: Consiste en ponerse en la piel de la otra persona. Pregúntate que quieres modelar de esa persona y hazte estas preguntas: ¿qué tendría que hacer? ¿qué tendría que pensar? ¿qué tendría que sentir? ¿cómo tendría que actuar?” Interioriza las conductas sin valorar si son esenciales. Copia TODO hasta obtener, más o menos, los resultados de la persona imitada.
  • Fase 2: De manera sistemática tienes que sacar elementos del comportamiento uno a uno y observar si sigues obteniendo el resultado deseado. De esta forma encontramos los comportamientos esenciales.
  • Fase 3: Diseña la manera de enseñar a otros esta habilidad y a ti mismo.

La creación de modelos no dice que puedas transformarte en Barack Obama, Rafael Nadal o BillGates. Para conseguir los logros de otras personas tendríamos que tener la misma historia, la misma psicología e idéntica fisiología. La PNL no dice que cualquiera pueda ser Wolfgang Amadeus Mozart, pero sí puedes modelar, por ejemplo, sus recursos creativos y aplicar ese modo de pensar a tu propia vida.

Cuando Richard Bandler y John Grinder crearon este modelo, PNL, ellos querían modelar la excelencia de los grandes genios en ese momento (Fritz Perls, Virginia Satir y Milton Erickson) y crear modelos para poder enseñarlos a otras personas.

Dejaron atrás todos sus conocimientos, sus ideas, límites y paradigmas para mantener una mente limpia y sin prejuicios y poder “ver, oír y sentir” como estos genios actuaban y se comportaban. Para poder hacer esto, se olvidaron de ellos, olvidarse de uno mismo para poder entender al otro.

El fruto de estas investigaciones se plasmó en “La estructura de la magia”, publicado en 1975 (en 1988 en castellano), donde se cimentaron las bases de la PNL. El núcleo de la PNL es por tanto el modelado. Es decir, la posibilidad de acceder a las capacidades que la persona modelada posee.

Yo aun no me le he leído, pero este, junto “El poder de las palabras” les tengo en mi backlog personal para leerlos. Se me han juntado muchos libros, pero cada vez más me gusta leer y consigo tener muchos aprendizajes, así que os iré contando todo.

Siguiendo con el tema…

Así cuenta John Grinder cómo fue el proceso de modelado: “Desarrollamos nuestra agudeza sensorial, nuestra capacidad de observar, escuchar, sentir, y también perfeccionar nuestra manera de preguntar para obtener informaciones relevantes que nos permitieran captar cuáles eran las habilidades de laspersonas que observábamos y cómo era su modo de ver y reaccionar frente al mundo. Eso nos permitió reproducir lo que estas personas hacían e incluso creer lo que estas personas creían”.

Richard Bandler relataba el resultado: “He tomado las enseñanzas de todos los grandes comunicadores y he ido más allá de lo que ellos nunca soñaron, precisamente porque aprendí de ellos”.

En el libro “Creación de modelos con la PNL” Dilts lanza un sencillo mensaje: “Si vemos que alguien hace algo mejor que nosotros, por ejemplo, en lugar de sentirnos incapaces, celosos o suspicaces ante esa persona, podemos intentar modelar cómo hace aquello que hace”.

En este mensaje de Dilts subyace la magia de la PNL: no importa cómo haya sido tu pasado. Siempre tendrás un nuevo futuro.

En mi experiencia, bueno no puedo decir mucho, cuando veo a alguien que es bueno en algo, intento observar, ver sus comportamientos, pero nunca he llegado a preguntar qué siente o qué hace , al final, siempre se queda en eso, por unas cosas u otras.

Lo que sí tengo es identificada las personas y comportamientos que me encantaría modelar, aprender de ellos, saber que sienten en esos momentos, sus disparadoras para actuar…

Es un tema en mi backlog personal que tengo pendiente desde que hice el master, pero no he podido llevar a cabo por unas cosas u otras, pero aunque no llegue a hacerlo, si que voy dando pasitos e intento aprender cosas de otras personas.  Menos es nada =)

Terminando…

Quiero dejar claro que modelar literalmente significa crear modelos, no imitar. Esa diferencia es importante por las implicaciones que tiene ambas palabras y lo que presuponen.

Imitar implica que se puede replicar la conducta de alguien, y esto en cierto modo es posible (dependiendo del nivel de detalle en el que nos centremos), pero definitivamente esa imitación se queda en la conducta. Imitar la conducta de alguien solo nos ofrece el resultado de una serie de procesos mentales, y por lo tanto, difícilmente nos puede hablar del proceso mental que ha llevado a dicha persona a esa conducta específica.

Modelar, significa crear modelos. Los modelos son representaciones aproximadas de la realidad a través de la identificación de ciertos elementos que se conectan entre ellos creando estructuras o procesos (estructura en función del tiempo). Este punto es importante, ya que no podemos tener acceso a la realidad y por lo tanto, nos queda solo realizar aproximaciones a ella, especialmente si nuestra intención es realizar algún tipo de cálculo como es el caso que nos ocupa.

¿Habías oido hablar de esto? ¿Alguna vez has modelado?

¡Feliz miércoles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.