Cómo entrenar nuestro cerebro hacia la psicología positiva

5
(1)

“Fueron semillas mis errores”

Alejandro Jodorowsky

Como sabes hace poco escribí un post sobre la psicología positiva (si te lo perdiste te dejo aquí el enlace). Desde que lo escribí, he recibido algún correo para que escribiese sobre cómo se podía entrenar esto, sobre todo cuando se tiende a ser una persona más negativa.

Pues bien, como es un tema que realmente a mi me interesa mucho, creo que a mi me ha aportado mucho en mi vida, quería escribir sobre esto. Porque si bien es cierto, parte es actitud, nuestra forma de ser, pero otra parte se puede entrenar y mejorar.

Siempre digo y he dicho que las emociones cumplen funciones de gran importancia en nosotros, tanto para bien como para mal. Y en gran parte de las situaciones no sabemos gestionarlas para sacarles partido y usarlas en nuestro beneficio.

De manera muy resumida evaluamos de manera muy rápida los estímulos externos para hacernos cargo de una situación y bueno también internos. Ejemplos:

  • Para la puesta en marcha de una acción, por ejemplo, cunado sentimos miedo, que el aumento de la tensión muscular y de la circulación nos ayuda a la capacidad de huida
  • También en temas de comunicación, ya que señala a otros nuestra disposición a la acción, por ejemplo, cuando alguien nos sonríe podemos deducir que tiene la intención de ser amables con nosotros…
  • Y también a tener en cuenta en el manejo de relaciones sociales, que podemos evaluar la de los demás y coordinar nuestros comportamientos en función.

Qué pasa con esto, que, de manera natural, o general, siempre hay excepciones, ante situaciones solemos tirar hacia el lado de las emociones más negativas, como comentaba antes, al sentir miedo huir, cuando se puede sacar valentía y afrontar la situación.

Pero claro, para esto tenemos que identificar situaciones, tener experiencia y practicar hacia ese pensamiento positivo.

¿De qué manera podemos combatir las emociones y pensamientos negativos?

Siempre es mejor pensar de una forma positiva que centrarse en lo negativo de las cosas que nos pasan.

  • Sacar del foco de atención los pensamientos que nos están alterando. Para eso, el primer paso es detectarlos. Pueden ser todos aquellos que nos provocan desánimo, ira, preocupación… Ojo, no dio eliminarlos porque tenemos que sentir todas las emociones, eso es bueno, pero tenemos que saber identificarlas, pasar por ellas, y poner atención en las positivas. Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretación de las múltiples posibles. “No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos”.
  • Al punto anterior de “ser capaz de identificar esos pensamientos negativos” a esto le llamamos tomar conciencia de las emociones/pensamientos negativos.
  • Sabemos que ser respetuosos, amables, simpáticos con los demás es importante, nos enseñan en la educación, pero poco nos enseñan a hablarnos a nosotros mismos, y es de lo más importante, ya que, según la forma en la que nos hablamos así moldeamos nuestras emociones que, a su vez, modifican y condicionan nuestras percepciones. La palabra se convierte en un elemento fundamental de cambio.
  • Otro tema fundamental y no menos importante, y que la ente no le da prioridad es la respiración. Una buena respiración nos ayuda a mantener la calma, a ser conscientes de nuestro alrededor y de nosotros mismos.  La respiración ha de ser abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de serenar nuestro estado mental y producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.
  • Cultivar las habilidades bondadosas, del corazón, apertura hacia los demás, la escucha activa, paciencia. Aceptación, comprensión, colaboración… Este tipo de competencias son importantísimas para un camino hacia la psicología positiva.
  • Practicar el agradecimiento es primordial, el día a día nos acelera y nos hace autómata sin ser conscientes de todo lo que tenemos y que debemos agradecer. estar en este mundo ya es un regalo, pero a veces no somos conscientes de ello y nos centramos más en todo lo que nos falta por conseguir, sintiéndonos fracasados.
  • Importante también generar dopamina y serotonina de manera natural. La dopamina y la serotonina son conocidos como los químicos de la felicidad y son producidos de forma natural por nuestro cuerpo a través de actividades cotidianas como el ejercicio físico, tener una alimentación adecuada o hacer el amor. Así que mantenernos activos, cuidar nuestra dieta y tener una actitud optimista ante la vida pueden ayudarnos a aumentar los niveles de estos neurotransmisores. 
  • Y finalmente, algo más práctico, utilizar la segunda y tercera posición, que quien sepa de coaching entenderá a lo que me refiero. De esta manera podemos observar nuestros pensamientos y emociones desde fuera, no juzgarlos sino entenderlos.

Es importante confiar en nuestra intuición y seguir nuestras emociones asta conocer el verdadero origen de las reacciones emocionales. Entender y saber esto, nos hará tener una compresión de nosotros mismos y un auto conocimiento que nos llevará al éxito seguro. Y sobre todo entender que estas reacciones vienen dadas bajo “nuestro filtro”, nuestras interpretaciones, y esto se puede moldear.

Los puntos anteriores son temas en los que hay que incidir para poder empezar a cambiar hacia una psicología positiva, pero obviamente, dentro de cada punto, hay muchos detalles de los que se pueden hablar, muchos ejercicios, dinámicas y sesiones que se pueden hacer y acciones que tomar…

Si realmente estáis interesados en que entre aun más en detalle en cada uno de los puntos contando cinámicas o ejercicios que nos pueden ayudar, no dudéis en escribirme, ya sea en comentarios o vía mail.

Terminando…

Hay una frase que a mi me gusta mucho, que desde que la escuché, intento pensar mucho en ella para todo esto de la psicología positiva y es que “Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro” de Ramón y Cajal. Con estos entrenamientos hacia la psicología positiva, la PNL, hace evidencia esta frase.

En muchas ocasiones, el miedo nos impide salir de nuestra zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona. Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podremos cambiar. La aceptación es el núcleo de la transformación.

A veces solo pensamos que podemos entrenar nuestro cuerpo y que hay ciertas cosas que ya nos vienen dadas y no podemos cambiar. Pero no es cierto, nuestro cerebro es plástico y tenemos la capacidad de entrenarlo, pero no solo eso, somos capaces de desaprender, volver a aprender, adaptarnos y superar todas las limitaciones que nos encontramos a nuestro alrededor. ¡Así que adelante!

Para terminar, os dejo otra frase que a mi me hizo reflexionar… La escritora y filósofa Elsa Punset dijo que “los pensamientos positivos pueden facilitar que consigamos nuestras metas”.

¿Qué me decís?

¡Feliz miércoles!

¿Cómo de útil ha sido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Como encontraste útil esta publicación...

¡Sígueme en las redes sociales!

¡Lamento que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permíteme mejorar esta publicación!

¿Cuéntame cómo puedo mejorar esta publicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.