[Dinámica] Diario emocional, entendiendo nuestras emociones

0
(0)

“Las emociones negativas intensas absorben toda la atención del individuo, obstaculizando cualquier intento de atender a otra cosa.”

Daniel Goleman

Si me sigues, seguramente ya habrás visto que la semana pasada publiqué unas cartas emocionales,

Además, si lo leísteis, comenté que también escribiría varios posts con diferentes ejercicios a hacer, tanto personales, como para equipos, con estas cartas.

Pues bien, para no dilatar mucho en el tiempo y que se olvide, hoy os traigo uno. Este, lo he usado de manera personal. Para conocerme bien a mi, a lo que siento y por qué lo siento en cada momento, incluso, qué necesidad hay detrás de esa emoción.

Este ejercicio lo conocí en mi master de Coaching e Inteligencia Emocional, y desde entonces lo he practicado de manera intermitente, pero desde que empecé a gestionarme con la herramienta de bullet journal (puedes ver qué es eso aquí), lo llevo bastante a diario y la verdad que saco reflexiones bastantes potentes para mi día a día.

Si bien es cierto, con la técnica del bullet journal, es llevar un seguimiento de las emociones más global del día, para mí la que sobre sale en el día, es la que apunto, pero esta técnica es más a detalle, para conocernos mejor, como comentaba antes.

Conocer y gestionar nuestras emociones es una de las formas de ganar en bienestar y conseguir llevar unas relaciones más plenas. Nos permite estar bien con nosotros mismos, ganar en autoconocimiento y asentar las bases para una autoestima fuerte.

Esto repercute positivamente en la forma que tenemos de relacionarnos con los compañeros de trabajo, la pareja o la familia y por supuesto con nosotros mismos. Yo soy de las que piensa que, si no nos queremos, sabemos hablarnos a nosotros mismos y cuidarnos, no vamos a saber hacerlo a los demás, por eso este tipo de ejercicios es tan importante.

Veamos más en detalle qué es esto del diario emocional…

El diario emocional

El diario emocional nos permite registrar todas aquellas situaciones que nos hayan provocado un cambio en nuestro estado emocional, independientemente del tamaño de ese cambio y de si ha sido positivo o negativo. Una herramienta usada desde el modelo de Inteligencia Emocional y que nos ayuda a obtener conocimiento sobre nosotros mismos, nuestras emociones y de cómo podríamos gestionarlas mejor.

Además, tiene un efecto sobre el diálogo interno, todo aquello que nos decimos a lo largo del día. Una forma de hablarnos a nosotros mismos que no suele ser beneficiosa pero que a través del diario podemos observar y, por tanto, cambiar.

¿Qué ventajas nos aporta?

¿Cómo crear nuestro diario emocional?

Existen herramientas o materiales como cuadernos emocionales que puedes comprar (te dejo aquí un ejemplo que podría valer) y que nos permitirá entendernos y encontrar qué elementos de nuestra vida nos hacen sentir determinadas cosas. Una técnica que tiene efectos inmediatos y que nos vuelve a conectar con nosotros mismos.

Pero yo siempre opto mejor por crear el nuestro propio diario porque así podemos crear uno lo más adecuado a nuestras necesidades e ir cambiándolo a medida que vemos necesidades nuevas y adaptarlo.

Un diario emocional puede realizarse escribiendo las emociones tal y como las sentimos. Sin embargo, el desorden que podemos generar puede resultar un poco caótico, algo que no nos ayudará. Personalmente, me gustan las cosas visuales, con la letra justa para forzarnos a ser concisos y no ‘irnos por las ramas».

Podemos escribir cada día, si es necesario, o cuando lo necesitemos. Lo importante es que tengamos en cuenta que crear un diario emocional no solo sirve para registrar las emociones negativas que podamos tener (ira, enfado, ansiedad) sino también las positivas (alegría, euforia, felicidad). Esto nos permitirá conocernos a un nivel más profundo y empezar un bonito proceso hacia la inteligencia emocional.

Personalmente, a mi también me parece mejor tener una rutina de escribir emociones, esto nos permite a ser más conscientes de ello. No obstante, en la gran mayoría de veces, las emociones aparecen sin más, o por situaciones, entonces en esos momentos tenemos que hacer el esfuerzo de ser consciente de esas emociones y escribirlas.

¿Cómo puedo escribir un diario emocional?

  1. Para crear un diario emocional es importante que tengamos una libreta solo para eso. Como decía para mi es más cómodo tenerlo visual y poder tocarlo a modo de cuadernos, pero podríamos investigar también alguna app en el móvil con la que nos sintamos cómodos. Tiene que ser de un tamaño que te permita llevarla de viaje y con la que puedas registrar todo aquello que necesitas. De esta manera, no tendremos nuestros apuntes perdidos en folios sueltos o en otras libretas y cuadernos, y podremos volver a nuestras emociones cuando lo necesitemos para analizarlas desde una perspectiva distinta.
  • Una vez tengamos una libreta que nos resulte agradable y que nos inspire es el momento de comenzar. Para ello, es importante que tengamos en cuenta que cuando estemos escribiendo tenemos que estar tranquilos, sin prisas y en soledad. Así, será más fácil conectar con nuestras emociones y escuchar lo que nos quieren decir.  Para comenzar, mi propuesta es establecer una especie de horario, por ejemplo, cada noche, y hacer un balance de cómo ha ido el día, haciendo hincapié en buscar aquello que ha generado una alteración en tus emociones positivas y negativas. Para ello es importante seguir un orden cronológico. Como decía antes, pues escribirlas nada más las sientas, pero, para empezar, es mi recomendación.
  •  Registra las emociones a través de una cuadrícula con columnas y filas. En la primera columna pondrás la situación que ha desencadenado todo, en la segunda la emoción, en la tercera tu respuesta, y en la cuarta las consecuencias directas. Veamos un ejemplo:
Situación que ha desencadenado la emoción Emoción que hemos sentido Nuestra respuesta ante esa situación Sugerencias ante estas situaciones y posibles necesidades que desencadenan esa emoción
Hablar en público Miedo, ansiedad (aquí podemos tirar de nuestras cartas emocionales) Huir Buscar seguridad en sí mismo, reafirmar autoconfianza

Este es un ejemplo de cómo ante una situación como hablar en público una persona va explicando paso a paso cómo se siente, cuál es la emoción que la está acechando, cómo está reaccionando y qué sugerencias se da para resolver esa situación. Como vemos, es una forma esquemática, clara y concisa de gestionar las emociones.

  • Por último, una vez que hayas hecho el registro completo del día, debes repasar una a una si las consecuencias de tu respuesta fueron positivas o si podría haberse mejorado. De ser así, debes generar una quinta columna con la respuesta alternativa que podrías haber dado.

Sentir las emociones es la parte inamovible. Surgen por una asociación y tienen una función: nos avisan de nuestras necesidades. Pero la respuesta que a veces damos a esa emoción es la que suele ser des adaptativa. Por eso, en el diario emocional, registramos y observamos la emoción, pero solo modificamos la respuesta.

Escribir en nuestro diario emocional de manera constante nos ayudará a percibir en qué área de nuestra vida solemos tener más dificultades y cuál es la emoción que más se repite. ¿Es el miedo o quizás la inseguridad? Ser conscientes de esto nos permitirá revisar nuestras sugerencias para ponerlas en práctica y evitar que solo queden escritas sobre el papel.

Si eres una persona que tiene muchos pensamientos obsesivos o rumiantes, crear un diario emocional te ayudará a ponerles freno. Gracias a esta poderosa herramienta de gestión emocional te darás cuenta de que una vez hayas analizado y reflexionado sobre lo sucedido, te inundará una agradable sensación de bienestar.

Además, también podemos gestionar las emociones positivas que sentimos. De esta manera, focalizaremos nuestra atención en todo lo bueno que nos sucede. Pongamos otro ejemplo.

Situación que ha desencadenado la emoción Emoción que hemos sentido Nuestra respuesta ante esa situación Sugerencias ante estas situaciones y posibles necesidades que desencadenan esa emoción
Conseguir un ascenso en el trabajo Alegría,nerviosismo, respeto Relajación Compartirlo con otras personas

Terminando…

El diario emocional es una expresión de aquello que sentimos a lo largo del día, y también una forma de formular mejores respuestas a las que estamos acostumbrados y que nos hacen tener malos resultados, especialmente en la interacción con otras personas.

Cuando registras tus emociones, las sueltas sobre el papel y permites que se desborden en forma de tinta. Así, adquieres una nueva perspectiva de lo que sientes y de cómo deberías actuar. Y es más placentero de lo que imaginarás y además aporta muchísimo valor desde mi experiencia.

Crear un diario emocional nos permite ser conscientes de las emociones que más nos afectan, aquellas que no sabemos gestionar y con las que siempre nos sentimos perdidos.

Ahora ya tienes todas las herramientas e incluso, ejemplos visuales para crear un diario emocional que te ayude y te permita gestionar tus emociones. No obstante, es importante que tengas en cuenta que no hay una forma mejor o peor de hacerlo. Puedes añadir otras columnas si lo consideras o retirar alguna que no te convenza. Es tu diario emocional y debe adaptarse a ti. Sus formas de creación son muy diversas.

¿Te atreves a hacer el tuyo?

¡Feliz miércoles!

¿Cómo de útil ha sido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Como encontraste útil esta publicación...

¡Sígueme en las redes sociales!

¡Lamento que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permíteme mejorar esta publicación!

¿Cuéntame cómo puedo mejorar esta publicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.