¿Decir no?

5
(1)

“Hay que decir no a mil cosas para estar seguro de que no te estás equivocando o que intentas abarcar demasiado”
Steve jobs

Uno de mis lectores me pidió si podía profundizar más en dos temas, en decir no, y en la automotivación. Así que como me debo a ellos, aquí viene uno de los posts, ¿decir no?

Este es un tema del que siempre había querido hablar, pero por unas cosas y otras, nunca lo había priorizado hasta ahora, pero creo que es tan necesario… Por nuestra salud mental, del ser, que espero que leyendo este post os haga un click en la cabeza.

En este post quiero empezar con una frase/reflexión y desarrollar a partir de ahí. Aquí va:

“Normalizar decir no sin necesidad de dar explicaciones.  Si alguien se siente ofendido por tus límites, ese es su problema no el tuyo. El mejor peso que perderás es el peso de la opinión que los demás tienen sobre ti”

María

¿Qué os parece? ¿Hace pensar verdad? Normalmente nunca decimos que no a algo por miedo a ofender, porque queremos ayudar de alguna manera, pero o bien no nos apetece, no queremos, no podemos en ese momento, da igual el motivo, pero la respuesta es no, y si sentimos que no, decimos que no, si no hacemos esto, habrá una incoherencia entre lo que sentimos y hacemos/decimos, lo que nos afectará más negativamente de lo que pensamos, os lo aseguro.

Esto lo he aprendido a “palazos” como quien dice. En la gran mayoría de las veces, no saber decir no se puede convertir en uno de los mayores enemigos de tu productividad personal, y no solo de la productividad, porque si solo fuera lo que dejas de hacer por hacer lo que los demás te piden…

Como decía va más allá. Cuando pensamos algo y actuamos de manera contraria a lo que pensamos/sentimos, se está produciendo una incoherencia en nuestro ser, forma de ser, personalidad, alma, en todo nuestro ser, llámalo x. Y eso, a lo mejor, una, dos veces, podemos soportarlo, pero ¿y cuando es algo reiterado?

Aquí viene el problema, si damos más prioridad en hacer lo que otros nos piden por miedo a decir que no, sintiendo ese no, vas a sentir malestar contigo mismo, y puedes no entenderlo porque piensas, si estoy ayudando a la otra persona, ¿pero has pensado en ti? ¿Te estás ayudando a ti? ¿Te estás priorizando a ti? ¿Estás haciendo lo que tu necesitas/sientes/quieres?

Muchas veces esto puede sonar un poco egoísta, obviamente, tenemos que aprender a decir que no, pero realmente cuando queremos decir que no. Si podemos, y queremos, el decir que si, no va a causar esta diferencia o incoherencia en nuestro ser.

Esto es algo que nos ocurre a todos en mayor o menor medida. Anteponer la satisfacción de otras personas a la tuya está muy bien y es incluso admirable cuando lo haces de manera consciente y voluntaria por las razones adecuadas. No está tan bien cuando inconsciente y gradualmente vas dejando de vivir tu vida para vivir la de los demás

Ahora bien, ¿cuándo queremos de verdad y cuando decimos que si por ayudar, por miedo a lo que piensen?

Os digo una cosa, cuando en tu día, tienes más cosas que hacer, pero la mayoría no tienen un valor real para ti o tu vida, estás dando prioridad a los demás, y esto puede conducir a una sensación de vacío y un nivel de estrés tan elevado como innecesario.

¿Te has sentido así?

Respondiendo a esta pregunta, y a las anteriores de cuando queremos ayudar de verdad, o lo hacemos por otros motivos que no me aportan a mi, sino es por los demás, os dejo esta frase que a mi me ha ayudado mucho a reflexionar.

“Debes tener bien claros tus compromisos, conocerte a ti mismo y actuar con integridad. Antepón tus prioridades, proyectos e intereses personales. Si lo que te proponen no tiene nada que ver con ello, simplemente recházalo.”

Francisco Sáez

Esto es una frase de Francisco Sáez, cuyo lema es “La productividad sin estrés existe”. Os dejo un enlace a su web.

¿Por qué es tan difícil decir no?

La razón es que esto nos hace sentir egoístas, culpables o hasta avergonzados. No queremos molestar a la gente. No queremos que piensen mal de nosotros. A veces es simplemente más fácil decir “sí”, que hacerle frente a algo que nos produce angustia o a las reacciones de otras personas. Pero, ¿qué nos cuesta este comportamiento?

Solo te dejo una reflexión o frase más, de las que yo me di cuenta:

Cuando damos un “sí” cuando deberíamos haber dicho “no”, estamos regalando un trocito de nosotros mismos. Renunciamos a nuestro poder, a nuestro control y hacemos que nuestras propias necesidades sean menos importantes que las necesidades de los demás. Faltamos el respeto a nuestras propias necesidades o deseos al tomar decisiones que no nos traen ningún beneficio. Todos lo intentamos justificar, decimos que es sólo por esta vez, o es por una buena causa, o que no tomará mucho tiempo o que no es una gran cosa. Pero ¡Es una gran cosa! Cada vez que tú haces esto, tomas la decisión de ignorar lo que tu corazón, tu mente o tu instinto te dice.

Terminando…

Podría estar hablando de este tema horas y horas, escribir páginas y páginas, pero creo que la mejor manera de ser conscientes de esto es dejaros estas reflexiones para que vosotros mismos os seáis conscientes.

Yo siempre decía si por ese miedo a que se enfadaran conmigo, ofender, etc. Durante el master de inteligencia emocional trabajé mucho sobre esto, fue un proceso duro, de enfrentarme al resto cuando decía no, pero al final aprender que el comportamiento de los demás es un problema de ellos, no mío. Yo solo tengo que saber gestionar mis sentimientos y comportamientos.

Si al decir que no a alguien, este se ofende, esta ofensa se la tiene que gestionar él/ella, porque está dejando que un comportamiento de una persona de fuera influya en sí mismo. Y al final, nosotros solo podemos gestionar lo que depende de nosotros, y no lo de los demás.

¿Qué te ha parecido? ¿Quieres que siga hablando de esto? ¿Un post de los beneficios de decir no? ¿Cómo trabajarnos para lograr decir no sin sentirnos mal? ¿Cosas generales a las que debemos decir no para ganar en salud? Como veis, queda mucho tema por tratar sobre esto, ¿os interesa? ¿Un post más específico sobre razones por las que decir no? Y no tantas reflexiones…

Vosotros decidís =).

¡Feliz miércoles!

¿Cómo de útil ha sido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cómo encontraste de útil esta publicación...

¡Sígueme en las redes sociales!

¡Lamento que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permíteme mejorar esta publicación!

¿Cuéntame cómo puedo mejorar esta publicación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.