Cómo influye la motivación en los equipos

“De todas las cosas que llevas puestas, tu actitud es la más importante”

María Morales

Este miércoles quiero hablar sobre este tema porque me parece tan importante, y es algo que últimamente veo tan poco, que he estado reflexionando y quería expresar mi opinión y mi granito, por si pudiera aportar algo más, de lo que veo algo tan obvio en el día a día.

En todos los ámbitos de la existencia humana interviene la motivación como mecanismo para lograr determinados objetivos y alcanzar determinadas metas. Esta motivación debe estar presente en cualquier ámbito de nuestras vidas.

En este momento, el ámbito laboral es el que nos atañe. Si cada uno de nosotros en nuestro trabajo estamos motivados cada uno de nosotros podemos lograr un mayor desempeño, más esfuerzo. 

Una persona satisfecha, motivada, que se siente plena y estima su trabajo, lo transmite y disfruta de atender a sus clientes, compañeros, líder, etc., al menos lo intentará de lo máximo que pueda.

La motivación consiste fundamentalmente en mantener culturas y valores corporativos (alineados con los individuos) que conduzcan a un alto desempeño, se puede mencionar que las culturas positivas las construyen las personas.

La motivación es un elemento importante del comportamiento organizacional, que permite canalizar el esfuerzo, la energía y la conducta en general de cada uno de nosotros, sintiéndonos mejor respecto a lo que hacemos y teniendo mejor actitud en nuestro día a día para el logro de los objetivos que interesan a la organización.

Pero… ¿Qué puede hacer para estimular a las personas y a los equipos a dar lo mejor de ellos mismos?, de tal forma que favorezca tanto los intereses de la organización como los suyos propios.

El comportamiento humano y la motivación

El comportamiento y la motivación van de la mano. En el desarrollo de este tema es necesario comprender el comportamiento humano para lo cual es importante conocer la motivación humana. Estas posiciones presuponen la existencia de ciertas leyes o principios que pueden explicar el comportamiento humano y los procesos motivacionales desde varios puntos de vista.

En general, “motivo” es el impulso que lleva a la persona a actuar de determinada manera, es decir, que origina un comportamiento específico, este impulso a actuar puede ser provocado por un estímulo externo que proviene del ambiente o generado por procesos mentales de la persona.

Todos de alguna u otra forma vivimos con algún motivo, los cuales se basan en necesidades primarias (aire, alimento, sueño, etc.), o en necesidades secundarias (autoestima, afiliación, etc.) un sentimiento que nos lleva, nos impulsa a realizar lo que deseamos para luego sentirnos satisfechos. 

En cualquier modelo de motivación el factor inicial, es el motivo para actuar, la razón, el deseo, la necesidad no/mal satisfecha. Los motivos hacen que el individuo busque la realización e inicie la acción, los motivos pueden satisfacer en muchas formas.

El proceso que dinamiza el comportamiento humano, es más o menos semejante en todas las personas, a pesar de las diferencias mencionadas anteriormente. Según Chiavenato en “Administración de Recursos Humanos” existen tres premisas que explican el comportamiento humano:

  • El Comportamiento es causado: Es decir, existe una causa interna o externa que origina el comportamiento humano producto de la influencia de la herencia y del medio ambiente. El comportamiento es causado por estímulos internos y externos.
  • El comportamiento es motivado: En todo comportamiento existe un «impulso» un «deseo» una «necesidad» una «tendencia» exposiciones que sirven para indicar los motivos del comportamiento.
  • El Comportamiento está orientado hacia objetivos: En todo comportamiento humano existe una finalidad, dado que hay una causa que lo genera. El comportamiento no es causal ni aleatorio, siempre está dirigido y orientado hacia algún objetivo.

La conducta motivada requiere de voluntad. Asimismo, la motivación presenta ciertos componentes tales como:

  • Una necesidad, son los anhelos de satisfacer alguna carencia o desequilibrio fisiológico (necesidad de agua, alimentos, etc.) y psicológicos (necesidad de compañía, de adquirir algo, etc.) son fundamentales para la especie, pueden ser innatas o adquiridas, como las presenta Maslow la jerarquía está determinada por necesidades fisiológicas – sociales.
  • Los estímulos, es todo agente concreto o simbólico que al actuar sobre el organismo y ser percibido mediante los órganos de los sentidos, sistema nervioso, se interioriza, puede darse y estar en el ambiente o dentro del mismo organismo, además tiene estructura y fuerza.
  • Un impulso, es el estado resultante de la necesidad fisiológica, o un deseo general de lograr una meta.

No conviene confundir la necesidad con los estímulos ni con los impulsos, los tres impulsan a actuar, pero su origen y sus funciones son muy diferentes.

El hombre, generalmente vive ligado a la importancia que le da motivo y todos los componentes mencionados anteriormente, forman parte de la composición del motivo. Es el hombre quien interioriza el estímulo dándole un sentido, dirección, respeto a lo que quiere alcanzar, teniendo que ser persistente.

Clases de motivos

Muchos psicólogos distinguen las siguientes clases de motivos: 

  • Los motivos Fisiológicos: Se originan en las necesidades fisiológicas y los procesos de autorregulación del organismo, son innatos, es decir que están presentes en el momento del nacimiento ejemplo: necesidad de aire, de dormir, etc.
  • Los motivos sociales: Son adquiridos en el curso de la socialización dentro de una cultura determinada, se forman con respecto a las relaciones interpersonales, valores sociales, las normas se deben tener en cuenta que una vez despertado un motivo influye sobre la conducta independientemente de su origen.
  • Los motivos psicológicos: Se desarrollan mediante procesos de aprendizaje, solamente aparecen cuando se han satisfecho las necesidades fisiológicas este tipo de motivación varía de un individuo a otro, y esa está en función de sus experiencias pasadas y de la clase de aprendizaje que haya tenido.

Nosotros como empleados, investigamos nuestras propias aptitudes y conocimientos para determinar si se considera capaz de trabajar para lograr la recompensa anticipada, analiza los recursos de que dispone, considera también el grado y tipo de ayuda que puede esperar de sus superiores, compañeros y demás personal del que puede depender.

Es por ello que el comportamiento humano, es un proceso de resolución de problemas, de satisfacción de necesidades, cuyas causas pueden ser específicas o genéricas. Las necesidades humanas específicas cambian con el tiempo, y con cada persona, un motivo urgente hoy puede dejar de serlo mañana.

Esto significa que un incentivo que puede servir en determinado momento, puede perder su fuerza después, por lo que hay que descubrir otros incentivos que concuerden con otros nuevos motivos. Estas características están en relación con las experiencias vividas y las expectativas de las personas, por lo que debemos pensar en dar un incentivo igual a todas las personas, cada individuo es diferente.

Motivación en el trabajo

La motivación en el trabajo es el conjunto de fuerzas internas y externas que hacen que un individuo de lo mejor de él y así también elija un acto de acción y se conduzca de cierta manera por medio de la dirección y el enfoque de la conducta, el nivel de esfuerzo aportado y la persistencia de la conducta.

En la mecánica de la motivación de los empleados influye una serie de factores que los directivos deben considerar y comprender.

  • En primera lugar, los papeles y roles en los que participan en su vida personal y profesional del sujeto, debido a que las personas se encuentran insertos en un sistema social y amplio. Por lo tanto, con base en su actuación, en ellos se pueden establecer los mecanismos de motivación adecuados.
  • En segundo lugar se debe comprender el concepto de individualidad, en el cual cada individuo cuenta con factores motivacionales propios, ya que esto ayuda a que los impulsos que permiten desplegar su potencial son diversos.
  • En tercer lugar figura la personalidad la cual está condicionada a factores genéticos y a la influencia del entorno lo que se refleja en expresiones individuales de carácter.

La relación de estos tres elementos deriva en la formación de las metas personales que sigue cada colaborador dentro de la organización, es por ello que el directivo conoce analiza, y enlaza sus roles, habilidades, capacidades, personalidad y aprendizaje en un contexto determinado para alcanzar sus metas personales.

Terminando…

La motivación es un tema de gran importancia para las organizaciones, si se aplica de una buena forma puede ayudar a que los nosotros como trabajadores tengamos una mayor productividad, es importante para el desempeño laboral de los individuos, y así obtener mayores y mejores resultados.

Por cierto, cuando hablo de motivación, hablo de motivación intrínseca.

Tras estar reflexionando, investigando sobre todo esto, me da que pensar en cuanto a mis motivaciones se refieren. De todas maneras, me parece un tema muy profundo al que hay que dedicarle mucho tiempo.

De hecho, quiero seguir profundizando en medios para diagnosticar y evaluar la motivación, y por supuesto, contaros mis investigaciones, tanto a nivel teóricas, como puestas en práctica y en técnicas motivacionales y en el proceso de motivación en las empresas.

¿Qué opináis?

¡Feliz miércoles!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.