La escalera de inferencias

0
(0)

Comunica cara a cara, practícalo a diario, ¡serás más feliz!

María Morales

Como observadores del mundo que somos, generamos perspectivas y creencias sobre nuestras observaciones. Los hechos y las experiencias que nos han ocurrido son el filtro de nuestros procesos mentales. Emitimos opiniones y definimos acciones de acuerdo a lo que vivimos.

El concepto de escalera de inferencias es de Chris Argyris y es un concepto que se utiliza en coaching.

Básicamente es un modelo que describe el proceso mental que sigue una persona al observar ciertas situaciones, cuando saca sus propias conclusiones y de cómo actúa.  Los juicios y creencias los hacemos de forma automática interpretando de forma rápida los hechos y dándole un significado muy personal.

El esquema que ejecuta la escalera de inferencias, desde abajo hacia arriba, propone un proceso de razonamiento en la construcción de un juicio o creencia.

Acontecimientos observables – Hechos

En este peldaño de la escalera de inferencias tenemos los hechos, personajes, situaciones varias, sobre las que se produce nuestro juicio. 

Selección de datos – Interpretación

Seleccionamos los datos, las observaciones particulares filtradas por uno mismo como observador y relevantes a nuestros ojos.

Articulación de datos – Atribución de causas

Interpretamos los datos y sacamos conclusiones que pasan a transformarse en «la verdad».

Conclusiones – Generalización

Sobre la base de esos antecedentes formulamos propuestas de acción.

Acción

Conducimos a la acción una vez que hemos subido cada peldaño de nuestra escalera.

Todos hacemos inferencias y a veces interpretaciones que coinciden con los hechos pero muchas veces no

La escalera de inferencia se usa para intentar no acometer juicios de valor equivocados. Por lo general, la gente coge el ascensor y traspasa la escalera de inferencias llegando al último peldaño y sacando conclusiones y acciones precipitadas.

Cómo subir y bajar la Escalera de Inferencias

Es posible hacer conscientemente cada uno de los pasos internos del juicio y de los sentimientos en una situación concreta. Para ello, hay que realizar las preguntas adecuadas a las personas implicadas en los hechos. Por tanto, la tarea inicial debe ser mejorar las habilidades comunicativas. Es decir, fiarse menos de las interpretaciones iniciales y preguntar más a los demás (en un futuro artículo hablaremos de las preguntas).

El reto es dejar de interpretar para escuchar y preguntar. Es una herramienta muy útil y eficaz para entender mejor y comprender el entorno sin prejuzgar y siendo conscientes de los pasos que se dan para llegar a conclusiones.

Se puede diferenciar la observación de hechos de los juicios o valores:

  • Hechos: son datos objetivos. Por ejemplo: Juan mide 1,85 metros o ha llegado 20 minutos tarde.
  • Juicios: son evaluaciones subjetivas. Por ejemplo: Juan es alto o impuntual.

Por tanto, para subir y bajar la Escalera de Inferencia, se seguirán los siguientes pasos, por niveles.

Terminando…

La comunicación es la clave. Comunicarse con otros no supone un simple intercambio de palabras. En realidad, es el medio fundamental por el que las personas planifican sus acciones y, como ya se mencionó, es fundamental diferenciar los hechos objetivos de los juicios subjetivos. Estos son útiles siempre que no se confundan con la realidad. En especial, los juicios sobre personas, ya que son en los que mayor cantidad de malentendidos se producen.

Los juicios se suelen generar en el pasado, se emiten en el presente y se determinan o se diseñan para el futuro, de ahí su gran importancia a la hora de emitirlos como opiniones en la comunicación con otras personas. Dado que no se puede vivir sin emitir juicios, sacar conclusiones poco fundadas o dar sentido a las emociones, lo que sí se puede hacer es mejorar la comunicación a través del autoconocimiento y de la reflexión a través de esta útil herramienta, la Escalera de Inferencias.

De esta manera, es posible lograr:

  • Ser más conscientes de los razonamientos y pensamientos: reflexionar.
  • Hacer visibles a los demás los razonamientos y pensamientos: argumentar.
  • Indagar en el razonamiento y pensamiento de los demás: análisis.

Porque, antes de llegar a un acuerdo con otras personas, es recomendable buscar el entendimiento, dar a conocer la perspectiva, conocer la de los demás y contar con suficiente información.

¡Feliz día!

¿Cómo de útil ha sido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Como encontraste útil esta publicación...

¡Sígueme en las redes sociales!

¡Lamento que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permíteme mejorar esta publicación!

¿Cuéntame cómo puedo mejorar esta publicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.